Conocenos...

Somos una empresa nacida en un ámbito familiar en el año 1969. En el año 1989, pasamos a ser una Sociedad Limitada, trasladándonos a unas nuevas instalaciones de 500 m2, para poder expandir nuestros productos. A pesar de todo mantuvimos la fabricación artesanal con el aval del equipo profesional de pasteleros y reposteros que día a día garantizan la obtención de un producto de total garantía.

Al principio, destacamos por la fabricación de pastelería fresca, pasando en el año 1995 a crear una gama de productos en línea de ultra congelación, para poder expandirnos más allá de nuestra zona natural, conservando nuestros productos en lo que a su fórmula artesanal y primera calidad se refiere.

Así, en el presente, trabajamos para las mejores cadenas hoteleras en la zona de Huelva, el Algarve Portugués, Cádiz y Málaga. Además tenemos distribuidores que confían en nuestros productos artesanales en las zonas de Andalucía, Extremadura y la parte sur del centro nacional.

En el año 2.002 fuimos galardonados por la Cámara de Comercio y Navegación de Ayamonte, como LA EMPRESA DEL AÑO DE LA ZONA, localidad costera de Huelva donde nació la empresa y donde continua en la actualidad.

LA FLOR DE LA CANELA, es además, el origen de otra empresa: CRISTIMATYC S.L., la cual se dedica a la venta de productos congelados por la costa de Huelva y el Algarve. Las dos empresas colaboran fuertemente debido a que poseen el mismo órgano social.

Nuestra Filosofia..? La tradición familiar

Toda nuestra andadura comenzó en el año 1.969, cuando Don Rafael Sugrañes Hierro, se traslada con su familia a la localidad de Ayamonte. Este emprendedor, el cual inicia su profesión en el Arma de Ingenieros del Ejército de tierra, como maquinista ferroviario, pero que no termina de saciar su afán de emprendedor, comenzando así una nueva andadura en el mundo de la pastelería.

Don Rafael, alquiló una pequeña cochera la cual uso de obrador y tienda para la venta de sus productos, junto con Cristina, su mujer, la cual tras largas jornadas de trabajo conseguían elaborar todo tipo de dulces de la época.

El matrimonio Sugrañes de los Reyes, tenían tres hijos, los cuales desde edades bien tempranas se dedicaron a la elaboración de estos productos artesanos, siendo sus dos hijas mayores las primeras en acompañar a Cristina en sus largas jornadas de elaboración.

Con el paso de los años, el negocio familiar fue creciendo, así como sus hijos, uniéndose al negocio el hijo pequeño del matrimonio, ayudando en la venta ambulante de sus productos. Comenzando así un periplo de venta ambulante por más de 30 ferias al año, comenzando en La Carolina (Jaén), pasando por Cáceres, Badajoz y terminando con la feria de Gibraleon (Huelva). Mientras que eso sucedía y el tiempo pasaba, el menor de sus hijos compagina la venta de los productos con la formación de esta disciplina, llegando a pasar largas temporadas de idas y venidas a Barcelona, lugar donde residían los mejores reposteros y confiteros del país, dando sus frutos sobre los años 80 cuando empieza hacerse cargo del pequeño obrador familiar, dando un giro novedoso y de calidad a los productos que se venían elaborando en el mismo, con una pastelería de vanguardia e innovando con nuevos sabores.

En la actualidad el menor de sus hijos, Don Rafael Sugrañes de los Reyes, está al frente de La Flor de la Canela y de Cristimatyc, así como del primitivo obrador, el cual hoy día es una elegante cafetería donde se puede degustar los productos más frescos, que llegan directamente desde el obrador cada día.

A pesar del paso del tiempo, su descendiente ha apostado siempre por lo tradicional, conservando así el legado heredado en la elaboración artesanal de todos sus productos, siendo un referente de dicha tradición LA COCA DE ALMENDRA AYAMONTINA, de la cual en la actualidad se llegan a elaborar más de 6.000Kg, de dicho producto, presentado por la empresa como su PRODUCTO ESTRELLA y considerado estandarte de elaboración tradicional y artesanal.